Inicio Internacionales El anticomunismo y la campaña contra China

El anticomunismo y la campaña contra China

206
0

Por Rubén Guzzetti1

La ofensiva anti-China que se está desarrollando en buena parte del mundo en estos momentos, comandado por los EEUU, abreva en las más profundas raíces del anticomunismo.

Una vez más, como en otras oportunidades en la historia, la humanidad ha sido llevada a una situación límite donde se acoplan una feroz pandemia y las limitaciones de un modo de producción y acumulación insostenible: el capitalista.

En esta circunstancia es obligación advertir los riesgos y oportunidades que presenta el momento.

Hoy asistimos a una crisis multifacética que no ha sido causada por el virus, aunque la pandemia haya contribuido a visualizarla y acentuarla. La crisis estaba instalada mucho antes por un sistema que destruye la naturaleza y a los seres humanos en aras de una acumulación y modos de consumo tan irracionales como insustentables, que a su vez generan la pobreza y la exclusión de la mayor parte de la humanidad.

En este contexto la República Popular China controló hasta el momento rápidamente la pandemia mientras que en los países “desarrollados” de Europa y EE UU han quedado a la vista los luctuosos efectos de políticas de privatizaciones y desfinanciación de la salud pública y las decisiones irracionales de gobiernos que anteponen las ganancias financieras y empresariales a la protección de sus ciudadanos.

En estas circunstancias ha sobrevenido una creciente agresividad contra la República Popular de parte del gran capital financiero internacional que no soporta el hecho de ver amenazada sus posiciones en todos los terrenos por un sistema de gobierno y de sociedad que no solo no se ha rendido ante su poder sino que, con el Partido Comunista Chino en el gobierno, defiende con firmeza su autodeterminación.

No hay que confundirse, la agresividad del imperialismo contra China es solo un paso en la estrategia que tiene como objetivo detener la lucha de todos los pueblos del mundo por un sistema más justo que termine con la brutal desigualdad en la que el 1% más rico de la humanidad tiene ingresos superiores a los del 50% más pobre.

Hoy para los grandes grupos financieros del imperialismo el enemigo principal a nivel global es el gobierno chino y el Partido Comunista Chino.

Les molesta y no toleran que mientras el mundo occidental se debate en una crisis sin solución, destruyendo y vaciando de contenido la democracia y llevando a miles de millones a la angustia por la sobrevivencia, la República Popular China haya anunciado que este año terminara con la pobreza extrema en el país más poblado del mundo.

En Argentina, al igual que en otros países, no han dejado de oírse voces anti-chinas,

Y si bien estos sectores son minoritarios numéricamente expresan el verdadero sentir de los sectores oligárquicos de la economía y las finanzas de nuestro país totalmente entreguistas de las riquezas nacionales a las fauces imperialistas.

Tanto es así, que la sola mención de la posibilidad de un impuesto “extraordinario” a las grandes fortunas ha desatado su odio visceral.

Son estos sectores, recurrentes aliados del imperialismo estadounidense y europeo, ligados al poder económico transnacional y al espacio político del ex presidente Mauricio Macri, los que están intentando embarcar a nuestro país en una campaña contra la República Popular China y de alineamiento con los intereses del capital financiero internacional.

Por ello, es importante denunciar y rechazar la campaña contra la República Popular China que intentan llevar a cabo sectores pro-imperialistas de nuestro país como parte de una campaña de boicot contra la democracia y la búsqueda de un camino de desarrollo independiente y emancipador.

1 Área de Estudios sobre China – CEFMA