Inicio Argentina NOSOTROS O ELLOS | La Memoria frágil facultad psíquica del individuo

NOSOTROS O ELLOS | La Memoria frágil facultad psíquica del individuo

86
0

Por CENTRO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES (CIEYS)


El diccionario de la Real Academia Española le otorga a la palabra memoria 14 ítems, siendo la definición sobre el primero de ellos:
“facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado y la 14: “dos o más anillos que se traen y se ponen de recuerdo y aviso para la ejecución de algo, soltando uno de ellos para que cuelgue del dedo”.

Como muchas otras acciones, el diccionario abarca lo importante y lo vulgar, tal como vemos en esos extremos. Sin embargo vamos a darle importancia a ambos: ¡Todo queda en la memoria! Pero, la memoria sin activarse es olvido, es haber desaprovechado actos y acciones que pueden servir de enseñanza, ya sea para que nunca más ocurra o como base para hacernos cada vez mejores. Y la memoria individual puede ser debilidad si no se la socializa, es decir, si no se la diferencia como social.

Y esa diferencia no es menor: una memoria individual es un grano de arena en el Sahara, que el viento dispersa con facilidad trasladándolo de un lugar a otro, en cambio, una memoria colectiva es una muralla contra hechos y acontecimientos que no se deberían repetir jamás.

El individualismo es un virus (un parásito) que, como cualquier otro virus se instala en el cuerpo, se alimenta y reproduce dentro de él. El coronavirus actual (SARS-2) elige las vías respiratorias, el individualismo, el cerebro y su principal facultad: la memoria. Y limita su capacidad: la satura de frivolidades y/o de conocimientos válidos pero incompletos.

El dominio cultural por parte de los sistemas de explotación del hombre por el hombre, cuyo mayor exponente es el capitalismo, se encarga de mediocratizar al individuo para convertirlo en un analfabeto funcional al sistema y desprovisto de sensibilidad social. ¿Cómo hacerlo?: debilitando la capacidad de utilizar la memoria social y activa como herramienta de defensa.

Ello ha convertido al mundo en más peligroso, no sólo por no aprender de las experiencias, también por olvidarlas o cuestionarlas como exageradas o inexistente o, simplemente, como un dato más. Al formar analfabetos funcionales los medios del sistema “educan” a millones de personas de tal manera que esos millones crean, cada uno de ellos, que lo que manifiestan o apoyan responden a su propio pensamiento. Por ello es más grave: el ignorante puede aprender y bien, el mediocre ya aprendió y mal y encima, se cree erudito.

HORAS ANTES DEL 24 DE ABRIL DE 1915 SE INICIA, EN TURQUÍA, EL CAMINO DE LA DEPORTACIÓN DE HOMBRES Y MUJERES ARMENIAS, LOS QUE LUEGO, SIN RESPETAR EDADES NI SEXOS SERÍAN MASACRADOS POR LOS “JÓVENES TURCOS”. COMENZARON CON 235 Y ASESINARON A MÁS DE DOS MILLONES DE PERSONAS. FUE EL PRIMER GENOCIDIO DEL SIGLO XX Y EL PRIMERO EN SER OCULTADO Y NEGADO POR LA MAYORÍA DE LAS NACIONES DEL MUNDO.

Por no activar la memoria social e insistir en una frágil memoria individual, el mundo sufrió otro genocidio, basado en que el “armenio” no generó un repudio generalizado y basado en que nadie, salvo los armenios, se referían a esa atroz e inhumana masacre de un pueblo. Fueron los grandes grupos monopólicos, los que encumbraron a Hitler quien fue el observador perverso de lo que señalamos antes. Y dedujo que la limpieza étnica que estaba preparando, no sería repudiada como no lo fue la que cometieron los turcos.

Debemos colocarnos lo que sugiere el ítem 14 del diccionario, un anillo con muchos otros aros colgando para que recordemos lo que la memoria almacena como libros una biblioteca. A éstos hay que leerlos a la otra hay que activarla y socializarla: MEMORIA ACTIVA Y SOLIDARIA