Inicio Internacionales Decálogo neoliberal, el que ni en Chile funcionó…

Decálogo neoliberal, el que ni en Chile funcionó…

28
0

Por Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América

Desde Puebla, México

Escribo estas líneas después de ver el video de la represión policial contra la gran manifestación del 4 de noviembre en la Plaza Italia de Santiago. Son más de dos semanas desde que se inició el levantamiento antineoliberal en contra del “ejemplo de la prosperidad neoliberal”. En mi artículo de la semana pasada intenté argumentar con cifras cuan falsa ha sido la imagen de dicha prosperidad. Hoy trataré de reconstruir el decálogo neoliberal: las diez ideas que durante décadas los seguidores de Milton Friedman han buscado meternos en la cabeza. Los acontecimientos de Ecuador, Chile y Haití y el triunfo progresista en Argentina y Bolivia, nos indican que una y otra vez tal decálogo ha sido un fracaso.

  1. El Estado es el problema no la solución. (Reagan). Mientras menos Estado mejor, el Estado debe ser reducido a su mínima expresión excepto el aparato represivo.
  1. La sociedad no existe (Thatcher). El pueblo, la comunidad y la solidaridad tampoco. Lo que existen son los individuos.
  1. El único responsable del éxito o del fracaso es uno mismo. Esperar que Estado y Sociedad brinden oportunidades es una actitud acomodaticia ante la vida. Solamente el que no quiere no progresa. Es pobre el indolente y el haragán.
  1. Para que un país camine hacia la riqueza hay que liberar al mercado de las ataduras asfixiantes del Estado y de las fronteras. Poco Estado y mucha globalización es el camino.
  1. Cuando un país logra algo es porque cada quien ha perseguido su beneficio individual. Esto es porque el todo es solamente la suma de los individuos y la acción colectiva en realidad no existe.
  1. Las empresas prosperan cuando es fácil despedir y contratar a los trabajadores. Si se les contrata por horas y no acumulan antigüedad mejor. Los salarios hay que mantenerlos bajos porque subirlos provoca inflación.
  1. El Estado de volvió obeso y hay que adelgazarlo desapareciendo los gastos sociales. Esto es lo que se llama austeridad que no se aplica a los salarios de los altos funcionarios.
  1. Caminaremos por el progreso si se privatizan las ganancias y se socializan las pérdidas. Expropiaremos a los que no pagan sus casas, pero salvaremos con nuestros impuestos a los bancos insolventes que expropian las casas de los que no pagan sus créditos.
  1. La libertad del mercado debe defenderse, la mano invisible del libre mercado es capaz de autorregularlo y distribuir la riqueza sin generar desigualdades.   La libre competencia es principio irrenunciable. Si hay monopolios deberemos respetarlos porque son fuente de crecimiento y de empleos.
  1. La base del éxito económico es convertir en mercado (privatizando) todo lo que existe entre el cielo y la tierra.

De acuerdo a los neoliberales, estas ideas son la base del éxito para todo el país que las aplique. Acontece que los hechos en todo el mundo han mostrado su fracaso. Los neoliberales explican este fracaso diciendo que no se aplicó bien el decálogo. Chile demuestra lo contrario:  fracasó porque se aplicó el decálogo.