Inicio Cuba En torno a la Declaración del Gobierno Revolucionario de Cuba

En torno a la Declaración del Gobierno Revolucionario de Cuba

70
0

Cuba no sólo se ha limitado a defender el derecho internacional y su propio derecho a darse el gobierno que el pueblo libre y soberanamente ha decidido, sino que ha sido solidario con amplia generosidad con otros pueblos de todas las latitudes, ideologías y culturas siempre respetando su voluntad soberana; lo cual se contrapone a las políticas guerreristas e injerencistas de los gobiernos norteamericanos.

Por Arnoldo Mora Rodríguez / Para Con Nuestra América

El pasado 17 de Abril se conmemoró un aniversario más del histórico y fulminante triunfo del pueblo cubano, con Fidel a la cabeza, sobre una horda de apátridas apoyados por el gobierno imperial de los Estados Unidos, que pretendía detener el joven proceso revolucionario de la Patria de Martí. Con ocasión de esa memorable fecha se dio a conocer desde La Habana una DECLARACION DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO, heredero de la victoria de Playa Girón, en que se denuncia de manera contundente la política criminal del actual gobierno de Washington hacia su revolución. Incluso, esa política imperial del actual gobierno norteamericano ha merecido de inmediato y de manera contundente el rechazo de algunos de sus más allegados aliados, como Canadá y la Unión Europea.

Dada la gravedad del momento político que hoy vive no sólo Cuba sino la humanidad entera, provocada por esa camarilla demencial que hoy pretende mantener contra la voluntad de la mayoría de los pueblos de la tierra, la insostenible doctrina del unilateralismo en beneficio de ellos con el slogan “America first”, el firme pronunciamiento del gobierno de Cuba no puede pasar desapercibido, o ser recibido tan sólo como una noticia más dentro del cúmulo de información que a diario circulan por los medios de comunicación mundial. El Gobierno Revolucionario de Cuba señala con plena razón que toda esa nefasta y peligrosa política de Washington se inspira abiertamente en la obsoleta doctrina Monroe (1823):”América (toda) para los americanos (del Norte)”. Desde entonces, casi unánimemente los gobiernos norteamericanos se han inspirado en esta doctrina de Estado, invadiendo más de un centenar de veces nuestro suelo, llenando de soldados y bases militares nuestros países como si fuéramos sus enemigos, en una guerra no declarada pero no por ello menos cruenta. Nuestros pueblos, con sus mejores hombres al frente, han rechazado siempre esta política neocolonial. Desde el 1ro. De Enero de 1959, la Cuba de Fidel y el Che, ha estado en la primera trinchera en esta heroica lucha, a causa de la cual ha sido víctima de un infame bloqueo y de leyes, como la Helms-Borton, que han sido casi unánimemente rechazados y en múltiples ocasiones por la comunidad de naciones del mundo, por violar los más elementales principios del derecho internacional sobre los que se basa la convivencia civilizada entre los pueblos y la paz del planeta.

Pero Cuba no sólo se ha limitado a defender el derecho internacional y su propio derecho a darse el gobierno que el pueblo libre y soberanamente ha decidido, sino que ha sido solidario con amplia generosidad con otros pueblos de todas las latitudes, ideologías y culturas siempre respetando su voluntad soberana; lo cual se contrapone a las políticas guerreristas e injerencistas de los gobiernos norteamericanos. Miles son los médicos y maestros que Cuba tiene en más de 82 países sin distinguir – insisto- su régimen político o su ideología oficial, todo con el fin de llevar educación y salud a los sectores más necesitados o víctimas de desastres de la naturaleza. Cuba no exporta su revolución porque se basa en el principio de que cada pueblo debe regirse por su propia historia y su cultura. Cuba defenderá su irrenunciable derecho a la autodeterminación, lo mismo a la solidaridad con otros pueblos con el fin de construir una paz duradera y justa en el planeta.

Por eso, el pueblo cubano puede estar seguro de que no estará nunca  solo en esta lucha. Todos los hombres y mujeres dignos de todos los rincones del mundo estarán a su lado; de manera particular, los hijos de la Patria Grande de  Nuestra América, la Patria de Bolívar, Juanito Mora, Martí,  Sandino, Fidel y el Che.