Inicio Argentina EL SAQUEO A LOS TRABAJADORES | PARTE 3

EL SAQUEO A LOS TRABAJADORES | PARTE 3

146
0
crísis laboral

LAS RESERVAS QUÉ SON Y PARA QUÉ SIRVEN

Por CENTRO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES  (CIEYS)

Las Reservas que poseen los Bancos Centrales son los “recursos financieros” con que cuenta un país para garantizar: a) respaldo a la Base Monetaria, es decir, al dinero emitido por el BC el que circula entre el público y el que se encuentra en los bancos y en la cuenta corriente del BC; b) Para el pago de los bonos emitidos (en el caso del BCRA para las LEBAC, LELIQ, NOBAC, ETC); c) para el pago de las importaciones y d) para el pago de la deuda externa (con sus intereses) y las remesas que envían las empresas extrajeras que operan en el país hacia sus casas matrices. Observemos esta situación que surge del “Informe Monetario del BCRA” al día 11 de enero de 2019 donde señalaremos las deudas que deben garantizar las reservas del BCRA:

Trasladadas a dólares, el BCRA debe poseer reservas “indisponibles” para cualquier otra operación, por 57.708 millones de dólares (57.708.000.000 dólares).

Las reservas se denominan “internacionales” pues no deben acopiarse en moneda local sino en monedas “fuertes”. Ellas son: a) el oro; b) el dólar; c) los DEG (derecho especial de giro, moneda del FMI) y d) otras (EUROS, Libra Esterlina y Yenes).

Los denominados “SWAP” sólo se pueden incluir como reservas si se convierten en dólares y simultáneamente en deudas que devengan intereses. Señalemos que el “SWAP” sin convertirse en dólares posee tasa de interés cero y sólo puede ser utilizado entre los dos Bancos Centrales que los acuerda. Por ejemplo: con la China de los “papelitos pintados” (según el presidente antes de serlo), llegaron a 130 mil millones de yuanes (130.000.000.000 yuanes) equivalentes a 20 mil millones de dólares. Pero no es un préstamo, sino un “intercambio” de monedas donde el dólar sólo es referencia para las cotizaciones que deben realizarse para tener en cuenta las variaciones que se producen en cada país. El Banco Central Chino abre una cuenta en China al BCRA por el equivalente en dólares de los montos acordados y el BCRA hace lo mismo en Argentina.

Los “SWAP” no pueden ser utilizados para contener el dólar y si se quiere utilizar para otro fin, deben acordar con el otro BCRA de convertirlo en un préstamo. Para ello se debe pasar a dólares y esos montos comienzan a devengar intereses que surgen de la tasa LIBOR más la agregada por el riesgo país (si el riesgo país es de 700 puntos, más el 7%, lo que lleva a la deuda a pagar casi un 10% de intereses anuales, casi 4 veces superior a la tasa media internacional que se paga).

En julio del año 2018 se firmaron acuerdos de SWAP con China equivalentes a 11 mil millones de dólares y en diciembre se agregaron otros 9 mil millones más, es decir el total de 20 mil millones que mencionamos en los párrafos anteriores. ¿Cuánto computa el gobierno como “reservas”? Debería computar 0, pero estimamos (pues no dan datos) que no menos de 10 mil millones de dólares, o todo.

También computan como “reservas” los préstamos tipo SWAP del Banco Basilea (2 mil millones de dólares tomados en mayo de 2018 con renovación automática).

Finalmente se computan también como reservas las partidas que entrega el FMI para pagar a los especuladores (para formación de “activos externos”, es decir: para fugar capitales). Al 31 de diciembre suman 28.400 millones de dólares (15.000 + 5.700 + 7.700)

Confeccionaremos ahora un segundo cuadro para determinar cuánto son las reservas genuinas y si ellas alcanzan para garantizar la deuda que el BCRA tiene con el público:

Así como antes de las elecciones Macri afirmaba que controlar la inflación es “lo más fácil”, que logrará la “pobreza cero”; que “generará trabajo de calidad”; que defenderá a los empresarios PYMES; que terminará con la corrupción, etc. Así, el titulado gobierno más corrupto del mundo hoy se jacta de poseer casi 66 mil millones de dólares de reservas computando como reservas los 40.400 millones que no lo son. De allí que el panorama 1 nos muestren que las reservas, en general, son sólo de 25.545 millones de dólares y, si consideramos el panorama 2 (que estén computando como reservas todo el SWAP chino, es decir, otros 10 mil millones) serían de sólo 15.545 millones de dólares.

Ello significa (Nota 1) qué se necesitarían de acuerdo al panorama 1 la suma de 32.163 millones de dólares. El FMI cubrirá durante el 2019 los 22.163 millones que aún no remesaron del acuerdo general de 50.563 millones acordados. En marzo de este año entregarán 11 mil millones (3ra Entrega).

Observen ustedes lo que son las “casualidades”. La deuda en LELIQ del BCRA equivale a (ver el primer cuadro) 22.500 millones de dólares. Suma equivalente a las remesas del FMI para el 2019.

Son varios los economistas que señalan que las reservas reales son de 15 millones de dólares. Y así es si tomamos todo el SWAP con China. En la Nota 2 observamos el grado de deterioro que han logrando insertar en el BCRA. Para cumplir con su propia Carta Orgánica se necesitan 42 mil 163 millones de dólares. ¿Hay de dónde sacarlos? SÍ. HAY DE DONDE SACARLOS.

En el boletín del Banco Central se informa que los depósitos en dólares de “titulares residentes en el país (sector público y privado) suman 33.772 millones de dólares. Tomando de allí 20 mil millones más los 22.500 del FMI garantizamos el papel que debe jugar las reservas de un Banco Central

Y si tomamos los depósitos en dólares propia de las entidades financiera más las offshores de “argentinos” en el exterior (según el FMI poseen 280 mil millones de dólares) cancelamos el 100% de la deuda externa hoy de 350 mil millones de dólares (con Basilea, FMI y SWAP).

Sólo hay que cumplir algunos requisitos: a) dejar de ser ingenuos; b) unirse tras un objetivo noble y grandioso: la salvación de la patria y de su futuro; c) aprender de los errores y de los horrores; d) ser valiente y consecuente; e) poseer memoria histórica para que los cipayos y traidores no se disfracen ahora de “salvadores”; f) tener confianza en el pueblo (el pueblo unido jamás será vencido); g) volcar toda nuestra energía en la lucha contra los CEOs de las multinacionales y familias mafiosas; h) nuestras diferencias dejarlas para más adelante, son secundarias frente a esta tragedia.