Inicio Argentina Se Lanzó Plataforma Argentina de Solidaridad con el Pueblo de Nicaragua y...

Se Lanzó Plataforma Argentina de Solidaridad con el Pueblo de Nicaragua y el Frente Sandinista de Liberación Nacional

632
0

Se presentó el día jueves por la noche, en el marco de los actos homenaje al Comandante Carlos Fonseca Amador, la “Plataforma de Solidaridad con el pueblo de Nicaragua y el Frente Sandinista de Liberación Nacional”. En la oportunidad, hablaron el Intelectual y periodista Atilio Borón y el Embajador José Luis Villavicencio, sobre el proyecto neocolonial de los EE.UU, la situación de la Patria Grande y en particular, el intento golpista en Nicaragua.
También, la investigadora y periodista Stella Calloni, que fue distinguida como madrina de la Plataforma, se hizo presente sobre el final de la actividad, y nos dejó su visión sobre la situación regional.

SÍNTESIS DE LA PLATAFORMA
Frente a la violenta ofensiva impulsada por el imperialismo norteamericano en la región, que busca instaurar un proyecto de recolonización en el continente, Nicaragua no ha quedado fuera de las ambiciones coloniales. Este año la ofensiva se desarrolla con el objetivo de crear un violento clima de inestabilidad para afectar al legítimo y democrático gobierno de Nicaragua, al Frente Sandinista de Liberación y a su presidente Daniel Ortega.

Hay que recordar que el Gobierno legítimo, representativo y democrático fue elegido en las últimas elecciones con el 70% de los votos y con 68% de participación del padrón electoral.

El gobierno viene llevando desde hace 12 años con éxito políticas públicas que impulsaron el desarrollo del país. Estas políticas de Estado produjeron el crecimiento de la economía, la reducción de la desocupación, el analfabetismo, el índice de mortalidad. Se lograron importantes avances en la producción de energías renovables, pudiendo la población acceder a estos servicios, el sector del transporte amplió sus servicios a los sectores populares, como también es importante destacar políticas concretas para el acceso a la vivienda y la tierra.

La ofensiva desplegada por el imperialismo norteamericano no tiene otro fin que la apropiación de los importantes recursos naturales y la importancia de la posición geopolítica que goza la región, a la que preferimos llamar Nuestra América.

La estrategia neocolonialista recurre además a los medios hegemónicos de la información y a la cooptación de los poderes judiciales de los distintos países como herramientas eficaces para derrocar a los gobiernos populares, revolucionarios, reformistas y progresistas, los que, luego del rotundo fracaso de los planes económicos neoliberales que sumieron en la pobreza más absoluta a nuestros pueblos durante los años 90, surgieron de elecciones democráticas y empoderaron a sectores antes postergados, al mejorar su calidad de vida y estimular la subjetividad política de millones de personas en nuestra región.

Un claro ejemplo de la táctica imperial son los acontecimientos padecidos en Honduras con el golpe militar que derrocó al legítimo presidente de ese país, Manuel Zelaya; los golpes institucionales y parlamentarios que destituyeron en Paraguay a su entonces presidente, Fernando Lugo y, en Brasil, a la presidente Dilma Russeff, las actuales persecuciones judiciales contra el ex presidente de ese último país, Ignacio Lula da silva, y contra Rafael Correa en Ecuador y Cristina Fernández en nuestro país, en medio de campañas de persecución, difamación y, finalmente, de proscripción e incluso prisión política, campañas que tienen como blanco no sólo a gobernantes democráticos, sino también a líderes populares.  A todo esto se suma el recrudecimiento del boicot económico a la República soberana de Cuba y el aislamiento al que se somete a la República Bolivariana de Venezuela, a lo que se agrega también el frustrado magnicidio contra su presidente, Nicolás Maduro.

Esta ofensiva busca, además, eliminar los proyectos económicos y políticos de integración regional como el Alba, el Mercosur, la Celac y la Unasur.

Los EEUU están interviniendo con el mayor descaro en Nicaragua, al financiar y entrenar fracciones de mercenarios y grupos violentos como las “maras”, que implementan desmanes, despojos y destrucción de mercados populares, escuelas, policlínicos y otros edificios públicos, a fin de imponer -como ya lo hizo en Irak y se obstina en hacerlo hoy en Siria- una guerra de baja intensidad en Nuestra América, canalizando su apoyo económico por medio de ONGs y ciertas “fundaciones” y, además, con el apoyo de los sectores más reaccionarios y conservadores de la Iglesia Católica como el “Opus Dei” y grupos estudiantiles provenientes de las universidades privadas -en su mayoría, pertenecientes a familias de la oligarquía.

Desde ese convencimiento, esta plataforma de apoyo al pueblo nicaragüense demostrará con su accionar su manifiesta solidaridad con ese pueblo hermano y su gobierno representativo, popular y democrático, por medio de la difusión de informaciones fehacientes e inequívocas y la organización de distintas actividades, a fin de contrarrestar y neutralizar la perversa campaña mediática que se propone justificar la injerencia externa en Nicaragua y el derrocamiento de su gobierno revolucionario y representativo, para frenar el desarrollo soberano de un país y someter los destinos de un pueblo que ha apostado y apuesta a su liberación y soberanía, integrado al independiente desarrollo de Nuestra América.