Inicio Argentina “Debemos luchar por la humanidad, nuestro futuro y sueños”

“Debemos luchar por la humanidad, nuestro futuro y sueños”

190
0
Compartir

 

Ariel Elguer, sec. gral. de la Federación Juvenil Comunista

Sobre el balance y desafíos, fortalezas y virtudes que tiene la FJC para enfrentar este particular momento, habló el titular de la Fede de cara al Congreso que comenzará el viernes próximo.

-¿Qué balance hace la FJC de estos dos años de construcción en la resistencia al macrismo y, en este contexto, cómo llega la FJC a este 14 Congreso?

La Juventud Comunista de Argentina desde la asunción de Macri, desde la asunción de la ceocracia, del imperialismo gobernando y aplicando sus planes en el gobierno nacional, viene impulsando la lucha del campo popular, una resistencia organizada, una articulación de unidad frente a esta nueva ofensiva neoliberal, privatista, represiva, ajustadora. En estos dos años hemos hecho muchos esfuerzos de estar en los conflictos sociales, de articular a la juventud argentina; pero también en generar un grado de articulación continental de las juventudes revolucionarias, comunistas y anticapitalistas del continente, para frente al plan del imperio que es igual en todo el continente, construir el plan de los revolucionarios, de la juventud revolucionaria del continente, plan contra plan. Y en estos dos años tuvimos muchas experiencias pero también mucho por hacer, eso es parte del debate del 14 Congreso de cómo movilizar y organizar mejor a la juventud argentina, al movimiento estudiantil, a los jóvenes trabajadores, a los jóvenes del territorio, a la juventud de la diversidad, de los géneros, a los jóvenes agredidos por esta política de ajuste, entrega y represión y que puedan movilizarse, organizarse y luchar.

-¿Qué expectativa tiene para este nuevo congreso?

El 14 congreso de la juventud tiene la expectativa de impulsar un debate, una actualización política, pero sobre todo una voluntad de ir decididos al combate, a recuperar la mística revolucionaria del Che de quien se cumplen 90 años del nacimiento, del Negrito Avellaneda, a ser impulsores de las luchas juveniles, de ir de cara a la conquista de dirigir el movimiento de masas, de dirigir ese movimiento con un claro contenido político de resistencia, y a partir de esa lucha social, ir generando una alternativa política que pueda no solamente derrotar a este gobierno y a esta derecha neocolonial sino también que pueda proponer un programa de avanzada que ponga a la Argentina en la mejor senda del movimiento independentista, y en la construcción del post-capitalismo y del socialismo y comunismo como único sistema de emancipación de nuestra clase y eliminación de todo tipo de opresión que vivimos.

-¿Cuáles son los desafíos que trae la FJC para este congreso?

El gran desafío de los jóvenes comunistas es cómo fortalecernos, crecer y desarrollarnos, cómo impulsamos la lucha social, cómo generar el frente juvenil y superar la fragmentación. Estar en mejor situación en los estudiantes secundarios, de educación docente, técnica, universidades, y la juventud trabajadora, que muchos han perdido su trabajo y quienes aún lo conservan tienen grados de precarización y están buscando nuevas formas de flexibilizarnos, y que se busca flexibilizarlos más, por ejemplo con esta idea que trae el gobierno de los emprendimientos, que no es solo la idea de la salvación individual sino también de naturalizar la flexibilidad laboral y donde cada uno tiene que hacer sus propios aportes para la obra social y la jubilación, sin empresas que se hagan cargo, al fin y al cabo esas juventud emprendedora no es ni más ni menos que productora en mayor o menor escala y es finalmente autoexplotada. Aquí debemos impulsar la lucha y ponerle un freno a las políticas del macrismo, generando acumulación revolucionaria, que ponga eje en que en el camino del capitalismo no hay perspectiva para los jóvenes.

-¿Cuáles son las mayores fortalezas y virtudes que tiene la FJC para enfrentar las actuales circunstancias de la derecha gobernando en Argentina y avanzando en la región?

La Fede es una organización con 97 años de historia, el 12 de abril es nuestro aniversario, tenemos una gran experiencia acumulada, con cuadros a lo largo y lo ancho del país; que ha discutido, que ha intercambiado, propuesto y desarrollado plantes políticos. Es una juventud consciente de los peligros que corre la humanidad con las agresiones imperiales, con la liquidación progresiva de los bienes necesarios para la existencia de la propia vida humana, el saqueo del agua, del petróleo, de la biodiversidad, de los alimentos; y es una juventud que sabe que solos no podemos hacer las transformaciones, que necesitamos la unidad de nuestro pueblo, para construir ese Frente de Liberación Nacional y Social; más en un momento tan difícil de Argentina, donde volvemos a tener presos políticos, donde vuelve a haber gatillo fácil y estigmatización y represión para nuestros jóvenes, donde vuelve a haber miseria, desocupación y hambre para miles de jóvenes, la Fede tiene una fortaleza moral, un fortaleza orgánica en que toda las debilidades las vamos a resolver colectivamente con iniciativa y unidad junto con nuestro pueblo.

-¿Qué mensaje les darías a los jóvenes de hoy?

La Fede, la juventud Comunista llama a la juventud argentina, a la juventud latinoamericana, a la juventud del mundo a luchar por nuestra humanidad, por nuestro futuro, por nuestros sueños, a luchar porque no haya más feminicidios, para que no haya más travesticidios, para que no haya más niños que se mueran de hambre para que no haya más jóvenes que tengan que emigrar para conseguir trabajo, para que no haya jóvenes que tengan que abandonar sus estudios para trabajar, para que los jóvenes no tengan que morir en talleres clandestinos, en trabajos de explotación y precariedad laboral; la juventud, la Fede llama a unirnos por nuestro mañana, nuestro futuro, a unirnos para luchar y soñar por todo lo que nos merecemos, por todo lo que queremos y por construir un mundo en el que quepan todos los mundos, donde para todos haya pan, donde la belleza sea para todos, donde el hombre y la mujer no sean lobo del hombre sino que seamos hermanos, en una sociedad de iguales.