Inicio Argentina 8M/8 Militantes/8 Miradas. Séptima Entrega: Florencia Guimaraes

8M/8 Militantes/8 Miradas. Séptima Entrega: Florencia Guimaraes

413
0
Compartir

8M/8 Militantes/8 Miradas.

Séptima Entrega: Florencia Guimaraes*.

“Paramos para gritar ¡Justicia por Diana Sacayan!, porque el juicio de Diana es el juicio de todas las travas.

Para este 8M nos preparamos fuertemente con todas las compañeras, haciendo reuniones y pautando o hablando las temáticas, los carteles y las consignas específicas que íbamos a llevar. Nosotras somos abolicionistas, somos anticapitalistas entonces muchas de nuestras consignas tienen que ver con eso, con los despidos, con el contexto neoliberal que estamos viviendo. Tiene que ver con la represión que están sufriendo nuestras compañeras en situación de prostitución, trabajadoras sexuales, putas o como ellas quieran definirse. Nosotras somos abolicionistas pero tenemos bien en claro que el enemigo es el patriarcado, que el enemigo es el sistema prostituyente que es algo de lo que nunca se habla. Parecería que siempre hay una interna en los gritos abolicionistas versus reglamentaristas y no estamos hablando de lo importante acá, que es el sistema prostituyente, que es quien mueve todas estas redes de opresión, explotación, violación y de muerte. El sistema prostituyente y quienes lo conforman, que son los varones. Entonces hay que poner el punto ahí. Es necesario dejar de hablar si somos putas o no. Tenemos que poner el foco en el sistema prostituyente, patriarcal y capitalista que es en definitiva quien nos oprime a todas y todos y sobre todo a las mujeres, mujeres trans y travas.

Este 8M además, se dio a pocos días del inicio del juicio por el travesticidio de nuestra compañera Diana Sacayán, y estamos exigiendo justicia por Diana, ¡Basta de travesticidios, basta de muertes de compañeras travestis y trans! Exigimos también la implementación de la ley de cupo Diana Sacayán en provincia de Buenos Aires. Hace dos años y medio que existe la ley y no se cumple, es de vital importancia para nosotras y eso tiene que extenderse hacia una ley de cupo laboral a nivel nacional para que todas las compañeras a lo largo y ancho del país puedan tener acceso a un trabajo genuino y no que sigan arrojando datos alarmantes como que el 80% de nosotras subsiste de la prostitución. Es importante señalar que la mayoría de nosotras no elegimos la prostitución, esa falsa idea que intentó imponer el neoliberalismo, sino que la prostitución es el lugar, el rol que la sociedad patriarcal nos impone a las personas travestis y trans. Es el rol para muchas mujeres, niños y niñas empobrecidos en todo el mundo y sobre todo en Latinoamérica.

También en estos días está muy presente Lohana Berkins, que es una gran referente no sólo para la comunidad travesti. Ella encabezó la lucha por la Ley de Identidad de Género, que es revolucionaria en el mundo y es un ejemplo. También Lohana llevó adelante muchas luchas con el movimiento de mujeres: con los feminismos, la lucha por el aborto, legal, seguro y gratuito (por el cual seguimos luchando), la lucha por la abolición del sistema prostituyente, porque ella misma fue víctima de ese sistema. Quiero señalar que tan sólo el 1% de nosotras llega a los 60 años de edad. Lohana se murió con 56 años, ella tampoco llegó y para nosotras sería un orgullo que ella hoy estuviera hablando acá, porque ella era nuestra referente pero ni ella ni Diana Sacayán, ni la compañera Maite Amaya de Córdoba, ni miles de compañeras están hoy acá, porque mueren a temprana edad, víctimas de la sociedad patriarcal. Cuando hablamos de travesticidio, además de los crímenes de odio en manos de un tipo o de la policía, hablemos de lo que el sistema hace con nosotras: una expectativa de vida de 35 años de edad, las compañeras mueren en hospitales de todo el país todos los días, nadie recoge sus cuerpos y son enterradas como NN varones sin el respeto a su identidad; a esto lo llamamos travesticidio social.

Otra lucha que encarnamos es para frenar el “biologicismo”, que el foco en nuestra genitalidad, en si somos mujeres, travas, trans, varones, una discusión saldada en el feminismo y que casualmente en este contexto neoliberal sale nuevamente a la luz. No podemos volver a esta discusión; no podemos permitir, como sucedió el año pasado, que nuestras compañeras travestis sean echadas de las reuniones previas de los Encuentros Nacionales de Mujeres. Nos encontramos lamentablemente en nuestro propio riñón con compañeras que dícense abolicionistas y que por las redes sociales postean cuestiones como “los travas son varones con tacos” o “varones operados con tetas”. Todo eso va rozando el fascismo, todo eso lleva y está al límite de convertirse en trava/trans odio.

Veo este momento, como un momento álgido de la lucha, pero nosotras siempre estamos encabezando las luchas a lo largo de la historia. Podemos hablar de la revolución rusa, de la guerra civil española donde las mujeres han tenido un papel absoluto, pero la historia se encargó de borrarnos. Acá estamos poniendo el cuerpo, hoy y todos los días, porque nosotras no le ponemos el cuerpo solo a una marcha, sino al tener que salir a la calle y ser acosadas, violentadas y todo lo que nos pasa por ser mujeres, lesbianas, travestis y trans.

Por último, creo que este paro internacional, tiene cada vez más fuerza, se debe a la potencia que tiene el movimiento feminista, de mujeres, lesbianas, travestis y trans en esta coyuntura y a lo largo de estos dos años. El año pasado fuimos nosotras quienes les hicimos el primer paro al macrismo, venimos ocupando las calles y venimos ocupando los territorios, manifestándonos y venimos a la cabeza de muchas de las luchas que se están dando contra este gobierno neo-liberal que nos hambrea y nos reprime. Creo que tenemos una gran visibilidad también. No es que esto nació con el movimiento “Ni una menos”. Esto viene de hace muchos años con el movimiento feminista, de mujeres y de la comunidad LGBTI que viene luchando sobre todo en los territorios. Hay que hablar de la fuerte presencia territorial que hemos tenido nosotras en las luchas. Los años `90 son las mujeres quienes hacen los primeros cortes de ruta, con cacerolas y piquetes. Entonces es necesario recordar parte de esta historia que ha tenido nuestro movimiento y eso se ve reflejado hoy con la masividad y con la capacidad que tuvimos de organizar este paro del 8M. Hemos logrado grandes consensos de unidad, a pesar de pertenecer a diferentes sectores políticos y diversas corrientes ideológicas. Hemos llegado a grandes acuerdos de unidad y eso se refleja en la calle porque comprendemos que la única manera de frenar el ajuste, el hambre y la represión es con la unidad, sobre todo con la unidad de las compañeras que más padecemos las políticas neoliberales. Somos nosotras quienes siempre hemos estado en desigualdad de condiciones, en desigualdad económica en el sistema capitalista y patriarcal. Por eso nosotras no tranzamos con el Macrismo ni con el neoliberalismo, por eso paramos, paramos nosotras y paramos el mundo!

 

  • Referente travesti, Coordinadora de “Furia Trava”, fotógrafa