Inicio Argentina ¿Qué pasa con las fuerzas policiales?

¿Qué pasa con las fuerzas policiales?

973
0

La abogada Claudia Cesaroni es especialista en política criminal y Derechos Humanos, habló con NP diario de noticias para intentar desentrañar una pregunta clave ¿por qué la policía actúa así?

Por Nuestra Propuesta

“Existe una pena de muerte extrajudicial”. Así lo afirmó Claudia Cesaroni, abogada y fundadora del Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (Cepoc), al opinar sobre el accionar represivo perpetrado por fuerzas de seguridad que se viene profundizando en las calles de todo el país desde diciembre de 2015.

“Está totalmente legitimado por parte de este gobierno nacional, provincial y de la Ciudad de Buenos Aires esta represión que parece no encontrar límites”, dijo la abogada y añadió: “hay un accionar de las fuerzas de seguridad que es absolutamente inconstitucional y violatorio de todos los derechos y garantías constitucionales”.

“Existe una pena de muerte extrajudicial”

De la misma forma, Cesaroni reconoció que “estas agresiones no existen solamente desde que comenzó a gobernar el macrismo” pero, enfatizó, “ahora tienen legitimación gubernamental”. Y fue clara cuando destacó que “el respaldo político que reciben es gravísimo”.

En este sentido, la abogada del Cepoc recordó que ayer el presidente Macri recibió, en Casa de Gobierno, al policía Chocobar, “que está imputado de un delito gravísimo, como es un crimen doblemente calificado, porque el procesamiento es por exceso de la legítima defensa y está doblemente calificado por la alevosía y por la función policial, porque le disparó a un joven por la espalda”.

De ahí que, sin dudarlo, hiciera hincapié en que “existe una pena de muerte extrajudicial que tiene vigencia en las propias calles del país”.

De igual manera, al hablar sobre las metodologías que utilizan las fuerzas de seguridad y cómo se vincula esto con la formación que reciben en las academias, Claudia Cesaroni recordó que dio clases en escuelas de policía provinciales y municipales, así como de personal del servicio penitenciario.

“Hay toda una idea de que la formación modifica algo, estos temas los trataba todo el tiempo, y la explicación de lo que es legal, de lo que es un derecho, un delito, de que siempre hay que evitar la creación de más daño del que se está queriendo evitar y, sin embargo, casi siempre los cadetes me decían que cuando ellos llegan a la comisaría o a la cárcel, la realidad es todo lo contrario”.

La fundadora del Cepoc también añadió: “acá nos encontramos con un problema que es el de las prácticas, porque se les puede enseñar horas y horas de teoría sobre Derechos Humanos, pero después el presidente y su ministra recibe a Chocobar”.

Y recalcó que cuando un policía recién recibido llega a una comisaría “el jefe del turno le dice: olvídate de todo lo que te enseñaron, eso es para la escuela, acá la realidad es otra”, por eso “no sirve de nada la capacitación, ya que lo que determina el accionar de la fuerza es la práctica y el respaldo político a ese accionar”.

Represión y medios

La abogada Cesaroni también se refirió al contexto cultural que, empujado desde la massmedia de gobierno, presenta a los jóvenes pobres como potenciales enemigos. “Siempre busco aclarar que no se trata de defender el accionar violento de un joven o de una persona que comete un delito, intento explicar cuál debe ser la posición del Estado, que no está bien que maten a alguien por la espalda, que no es necesario, porque no se puede responder asesinando”, reflexionó y sentenció: “el Estado no puede actuar como un delincuente”.

Igualmente, expresó que “se supone que un policía debe estar formado desde la Escuela de Cadetes para que su primera reacción no sea pegarle un tiro a otro ciudadano y sepa cómo reducirlo para su posterior detención”.

La fundadora del Cepoc apuntó que “hay que insistir en la batalla cultural que debemos dar en toda la sociedad porque, si se profundiza, esta situación arrasará con las garantías de la población. Y aclaró: “aquí la cosa no es que no se respetan las garantías de los delincuentes, sino de las de toda la ciudadanía”, ya que “este pibe asesinado podría haber sido cualquier joven que pasaba por el lugar y, que al no entender que estaba sucediendo, salía corriendo”.

Finalmente, manifestó que “en nuestro país es habitual que la policía tire porque piensa que a quien le dispara es el que robó, algo que no hay que hacer en ningún caso, porque ese arrasamiento de derechos, comienza con los supuestos delincuentes y sigue contra todos”, algo sobre lo que “ya tenemos muchas experiencias”.

Y aclaró que “estas situaciones también ponen en riesgo la integridad de la misma policía, porque cuando un joven sale a cometer un delito y sabe que es matar o morir, que si lo pescan lo van a matar, probablemente su reacción sea mucho más insensata y violenta”.