Inicio Argentina ¿Pobreza CERO y Capitales CONCENTRADOS?

¿Pobreza CERO y Capitales CONCENTRADOS?

109
0
Compartir
Juanito Laguna aprende a leer. Berni

Por Rubén Cucuzza, Profesor Emérito Universidad Luján, Profesor en Ciencias de la Educación.

No termina de borrarse de la memoria colectiva la promesa de “pobreza cero” que integró los dispositivos discursivos de campaña electoral del grupo neoliberal del macrismo y sus aliados que ya llevan dos años apoderados del aparato del estado en nuestro país.

Las falsedades incumplidas se tradujeron en políticas sociales, económicas y culturales que se acentúan día a día en la agudización de las condiciones de desprotección de los sectores más vulnerables y en beneficio del capital concentrado.
Las crecientes movilizaciones populares en las calles comienzan a evidenciar un grado de resistencia que se refleja en las redes sociales aunque no siempre logran enmarcar los fenómenos nacionales en el cuadro internacional salvo algunas referencias al contexto latinoamericano de restauración conservadora.
Así queremos señalar aquí que los procesos a los que asistimos se encuadran en el fenómeno hegemónico del capitalismo más salvaje a nivel mundial que se expresa en la creciente injusticia de la distribución de la riqueza.

La ONG Oxfam Internacional, “El poder de las personas contra la pobreza”, termina de publicar un informe que convoca a acabar con la desigualdad extrema en su página.

La crisis de desigualdad se está agravando, advierte, el 82% de la riqueza mundial generada durante el año pasado fue a parar a manos del 1% más rico de la población mundial, mientras el 50% más pobre –3700 millones de personas– no se benefició lo más mínimo de dicho crecimiento.

Señala el informe que “Nuestro modelo económico fallido está incrementando la brecha entre ricos y pobres. Este modelo posibilita que los más ricos sigan acumulando inmensas fortunas mientras cientos de millones de personas ven socavados sus derechos fundamentales y tienen que luchar cada día para sobrevivir con salarios de pobreza, especialmente las mujeres.”

Refiriéndose a la bonanza de los milmillonarios agrega que “El año pasado se produjo el mayor aumento de la historia en el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones de dólares, con un nuevo milmillonario cada dos días. En tan solo 12 meses, la riqueza de esta élite ha aumentado en 762 000 millones de dólares. Este incremento podría haber terminado con la pobreza extrema en el mundo hasta siete veces. El 82% de la riqueza generada fue a parar a manos del 1% más rico, mientras el 50% más pobre de la población mundial obtuvo el 0%.”

Y, como si agregara una descripción al presente de nuestro país: “Las grandes corporaciones y las personas más ricas son un factor clave de esta crisis de desigualdad. Utilizan su poder e influencia para garantizar que las políticas gubernamentales vayan a favor de sus intereses y priorizan maximizar los beneficios de sus accionistas a cualquier precio, aunque esto implique bajar los salarios de sus trabajadores y trabajadoras o eludir impuestos.”

Es en este encuadre global que hay que comprender el decreto de necesidad y urgencia con el que el macrismo rehúye el debate en el Congreso en extraordinarias, anula varias leyes con impunidad total y se apresta a sepultar la mentira del “pobreza cero” con un nuevo aluvión de medidas regresivas que se suman a los tarifazos, la inflación, los despidos, el endeudamiento, la precarización laboral y sus consecuencias en la criminalización de la protesta y la represión mientras añade mayores beneficios para los sectores del privilegio.

Valga como cierre una frase tomada de la página de Oxfam:
“Las personas más ricas y poderosas de todo el mundo que participan en el Foro Económico Mundial de Davos deben saber que ya somos millones las personas decididas a combatir la injusticia de la desigualdad. Podemos construir un mundo más justo y acabar con la pobreza de una vez por todas. Pero, para ello, se necesitan acciones, no solo palabras.”