Inicio Bolivia GARCÍA LINERA: “LA REVOLUCIÓN ES LA REDENCIÓN DE LOS HUMILDES”

GARCÍA LINERA: “LA REVOLUCIÓN ES LA REDENCIÓN DE LOS HUMILDES”

1307
0
Compartir
Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia
Viernes 10 de noviembre de 2017
(COCHABAMBA).-
“Una revolución es como la venganza de los humildes, y allá donde hay agravios, hay posibilidades de revolución; donde hay injusticias, hay posibilidades de revolución; donde hay maltrato, desigualdades, hay posibilidades de revolución”, dijo, esta noche, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, en el diálogo “El cambio político y la revolución”, que se realizó en la ciudad de Cochabamba junto con el secretario general del partido político español Unidos Podemos, Pablo Iglesias.
Así también, la autoridad de Estado indicó que el momento en que el mundo garantice justicia, igualdad entre todos y oportunidades compartidas, posiblemente, el hablar de la revolución se convierta en un arcaísmo, “pero ese mundo aún no lo vivimos, ese mundo aún no existe, entonces, la revolución es una palabra del futuro”.
“Una revolución tiene algo mágico, es el desagravio de los humildes, es mágica, porque alumbra una esperanza, de algo que uno añora, que uno espera para abatir los agravios que hoy sufrimos en la vida cotidiana”, explicó.
En este sentido, señaló que una revolución garantiza la voluntad política, social, revolucionaria y el determinismo de una sociedad, además, agregó que esta responde a que las cosas sucedan en un orden establecido.
El vicepresidente también ponderó el papel histórico de las revoluciones, esto por ser decisivo, y porque permitieron las grandes transformaciones y las conquistas sociales las cuales dieron calidad de vida para la clase trabajadora de Estados Unidos, Inglaterra, España y Francia.
“Aún en su derrota, la revolución transformó el mundo; aún en su fracaso, la revolución permitió a millones de humildes campesinos, de obreros, de estudiantes, el poder mejorar sus condiciones de vida”, acotó, ya que los gobiernos liberales por temor a ese monstruo, como consideraban al comunismo, implementaron cambios y mejoras para los trabajadores y la sociedad con el fin de evitar que estallara una revolución en sus territorios.
Asimismo, el mandatario de Estado manifestó que la revolución es contingente, lo que significa que puede darse en la actualidad o con el transcurso del tiempo, “pero su presencia en algún momento de la historia está garantizada”, y que esta surge siempre de manera diferente. Sin embargo, una vez que estalla, la voluntad política organizada es decisoria y que muchos revolucionarios mueren y solo dejan su legado para las otras generaciones.
“Un revolucionario se prepara para las revoluciones, se organiza para las revoluciones, lucha, y estudia. La revolución es contingente, pero una vez que estalla la voluntad organizada puede conducir hacia una determinada fase o hacia otro destino”, reflexionó García.
El vicepresidente, también, explicó que la revolución es una explosión universal de democracia y participación, porque permite que los que antes no participaban, ni se involucraban o simplemente se mostraban apáticos, asuman un papel determinado, en ciertos momentos, como sucedió en octubre 2003, cuando amas de casa, vecinos, obreros, estudiantes y campesinos se convirtieron especialistas en temas de hidrocarburos.
El mandatario acotó que lo importante y esencial para una revolución es que todos estén interesados y se involucren para participar en la lucha.
Finalmente, García Linera dejó en claro que una revolución es una intensa lucha por la hegemonía y que ella comprime las luchas en un mes porque aquello que sucedía en años puede darse en corto tiempo, para lo que es importante el conocimiento y la capacidad organizativa de la sociedad.