Inicio Sin categoría Cambiemos está en campaña – Con Represión

Cambiemos está en campaña – Con Represión

1315
0

Por NP

Rodríguez Larreta se puso la camiseta represora y salió a justificar la violencia policial contra trabajadores en la Nueve de Julio, sorteando el repudio generalizado y prometiendo ir por más.

Ayer los argentinos asistieron conmocionados a una nueva represión de la policía contra trabajadores en protesta. Fue en pleno centro de Buenos Aires, donde la nueva Policía de la Ciudad avanzó con carros hidrantes y balas de goma contra trabajadores que cortaban en piquete la avenida Nueve de Julio. El hecho sorprendió porque los policías avanzaron a palazos sin mediar diálogo (lo que fue negado por sus responsables), imprevistamente y estando muchos de ellos sin identificación.

Se llevaron a varios de los manifestantes a distintas dependencias policiales, aunque al final se concentró a 8 detenidos (varios de ellos menores de edad) en la comisaría 30 de Barracas, en cuyo ingreso se dio cita la militancia, que hasta la madrugada esperó que salieran uno por uno cada compañero. Dada la prisión injustificable de muchos militantes de la Tupac Amaru y de su principal líder política, Milagro Sala, no extrañó que muchos de los presos y apaleados fueran de organizaciones que la tienen en sus banderas.

Con la militancia estuvo Hebe de Bonafini, que se acercó en silla de ruedas y desafiando el frío en clara exigencia de Madres de Plaza de Mayo por la libertad de los demorados. También estuvo el PC-FJC, cuyo regional porteño emitió una declaración en donde se expresó el repudio al accionar de la policía, se exigió la libertad de todos los detenidos, se dejó claro que “la represión policial es la respuesta institucional al reclamo social” y se responsabilizó por la situación al presidente, Mauricio Macri y su ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley y al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

La represión contra movimientos sociales en plena Nueve de Julio se dio en campaña y desde esa lógica debe ser vista. No en vano Rodríguez Larreta, que a comienzos de este año y durante todo el anterior apareció poco en los medios y aún desentendiéndose algunas acciones represivas, ahora se puso la camiseta justificando la feroz andanada de la policía.

Estamos en campaña y la represión es la campaña del macrismo. Lejos de cuidar las formas y apelar al discurso de la democracia, Cambiemos apela a los palos seguro de que, derrota cultural mediante, hay un electorado posible para su fuerza entre los argentinos que buscan golpes, esos que, amoldados por el discurso mediático, son muy numerosos a la luz de esa acción hegemonizada por la derecha en los diarios, la radio y la TV.

 

Este es el esquema

Rodríguez Larreta justificó la acción de sus uniformados contra quienes no hacían otra cosa que, elevando un reclamo de cientos de miles de argentinos que sufren desocupación y pobreza, platear sus necesidades ante el ministerio de Desarrollo Social. Lejos de preocuparse por presos y heridos, dijo que su policía “actuó con mucho profesionalismo” y perjuró: “así vamos a seguir actuando”.

Bien al contrario, acusó por la violencia a los manifestantes, imputándoles tener estos “palos y piedras” sin decir nada de los policías de civil que se metieron en la protesta para marcar a los que participaban de ella.

Muy distinta al respecto es la postura manifiesta desde la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (Ladh), una de cuyos directivos, Graciela Rosemblum, manifestó claramente: “repudiamos la represión a las organizaciones que se manifiestan en contra del plan económico y social de hambre y miseria”. Agregó: “exigimos la investigación a fondo de todos los hechos”.

Rosemblum también analizó que “no hay posibilidades de ejecutar un plan económico y social como el que se está llevando a cabo desde la acción de gobierno de Macri sin hechos como estos, que conllevan la posibilidad de nuevos detenidos”. Repuso que “ya lo hicieron con la Tupac en Jujuy y Mendoza”.

Consideró: “que haya nuevas formas no significa que no haya represión”. En ese sentido, dijo: “conlleva más represión la aplicación de esta política, teniendo en cuenta que se reunió el Consejo del Salario y la respuesta fue un salario mínimo a julio del 2018 de 10 mil pesos en tres cuotas y, como esto no fue aceptado por las centrales y los sindicatos que participan en el Consejo, lo sacaron por decreto”.

“Esas son las formas”, enfatizó para ilustrar la acción de Cambiemos en el gobierno y recordó que las reprimidas ayer “eran organizaciones que reclamaban mejores condiciones para sus compañeros y por el tema del trabajo y el salario”. Le sumó: “Larreta en persona dando explicaciones de cómo se montó el operativo y cómo se atacó, nos hace pensar en una nueva forma de actuar”. Advirtió que “también lo hizo diciendo que el operativo fue ‘prolijo’”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here