Inicio Argentina TRANSPARENCIA Y POPULISMOS

TRANSPARENCIA Y POPULISMOS

1097
0

Por JORGE R. MARTÍNEZ. Sociólogo

“Casablanca” es la ciudad del oeste de Marruecos que le dio el título a una famosa película de la década del 40 en plena II Guerra Mundial. El argumento gira en torno al Bar de Rick, localizado en la ciudad de referencia, que en ese entonces colonia de Francia, se encontraba  bajo la ocupación nazi. Administrada por el régimen colaboracionista del Mariscal Philippe Pétain, era conocida como Régimen de Vichy. El dueño de ese bar, ocultaba operaciones políticas y financieras de todo tipo ante la mirada impávida del prefecto policial francés, que autoriza esas actividades porque en el casino clandestino que funciona en ese lugar le permiten ganar todas las noches. Una forma sutil y elegante de soborno que el prefecto acepta. Ese equilibrio cuasi estático es alterado por la llegada de un destacado miembro de la Resistencia que organiza en el lugar actividades consideradas sediciosas. La secuencia es interrumpida cuando el prefecto recibe la orden de los alemanes de cerrar el lugar. Frente al operativo de clausura los responsables preguntan las razones para el desalojo, mientras recibe las ganancias de la noche el prefecto argumenta “he descubierto que aquí se juega”. Una figura similar podría utilizarse para buena parte del periodismo nativo, opinólogos ad hoc y funcionarios del PRO cuando “descubren” la corrupción en la administración pública.

La misma hilarante escena de la película se puede imputar al presidente de la nación —asumió bajo cargos gravísimos, como el procesamiento por contrabando agravado y otras causas más— cuando habla sobre corrupción. El razonamiento asombra por su precariedad y quiebra uno de los principios del ordenamiento social moderno: la igualdad frente a la ley de todos los ciudadanos. Thomás Piketty señala en ese sentido el evidente retroceso mundial frente a la concentración de la riqueza en minorías oligárquicas y antidemocráticas. El quiebre de la sociedad devuelve a la población a ordenamientos políticos estamentales, con prerrogativas y privilegios de clase. El desparpajo en las respuestas de los funcionarios PRO sobre el hallazgo de bienes mal habidos o de operaciones incompatibles con la función pública, nos habla del ascenso de una clase política elegida democráticamente, de rasgos premodernos y por lo tanto profundamente autoritarios. Para que se tenga idea de la magnitud de lo que aquí se señala solo 100 (cien) personas acumulan la riqueza de 3500 millones de personas más pobres en el mundo. El dato es proporcionado por el Banco Mundial, insospechado de populista, socialista o marxista, y debería ayudar a contextualizar la brutal campaña de las derechas latinoamericanas hacia gobiernos que lograron disminuir la desigualdad casi en la misma magnitud que los gobiernos neoliberales la aumentaron en el último cuarto del siglo XX.
Gini La pregunta que deberíamos formularnos es ¿si no es la política la que ordena a la sociedad en el marco de la construcción de una comunidad civilizada y democrática, qué entonces? ¿Por qué se intenta impugnar a la política y su representación? ¿Cuál es la alternativa a semejante planteo? Un intento de reflexión desde estas orillas podría ser “Frente a la antipolítica más política”. ¿Por qué se atacan con tanta virulencia a los gobiernos populares con el anatema de la corrupción? ¿Será precisamente la promoción de la politización y la autoorganización de los pueblos lo que más afecta el tradicional dominio de las oligarquías diversificadas (en términos de Eduardo Basualdo)? Ernesto Laclau en su texto “La Razón Populista” tiene un capitulo muy interesante que llama “La denigración de las masas”. En ese capítulo Laclau descubre este elemento común de las críticas efectuadas a los gobiernos de Lázaro Cárdenas (México), Perón (Argentina), Getulio Vargas (Brasil) y más actualmente a los gobiernos de Correa (Ecuador), Ortega (Nicaragua), Morales (Bolivia), Chávez-Maduro (Venezuela), Lula- Dilma Rousseff (Brasil), Kirchner – Fernández de Kirchner (Argentina) y todas coinciden en caracterizar a los pueblos como esencialmente manipulables, sugestionables bajo liderazgos demagogos e inescrupulosos. Según esta crítica es la dádiva y el clientelismo el motor de esos populismos y por lo tanto inaceptable para las oligarquías locales y los buenos e intencionados ciudadanos que pagan sus impuestos. Los heraldos de la prensa en colusión con el partido judicial son los que han unido sus esfuerzos en una verdadera “Santa Alianza” para “sanar las impolutas e intocables instituciones republicanas” de la barbarie populista. Un repaso por las innumerables causas de “corrupción” pueden leerse en el Blog “Artepolítica” colocan a las democracias latinoamericanas en un lugar dudoso frente a las “calificadas” democracias neoliberales europeas o de América del Norte. ¿Es así?

Con el advenimiento del Consenso neoliberal de Washington una nueva paralegalidad socavó la tradicional soberanía de los países al someterse a tribunales supraestatales en jurisdicciones que estaban por fuera de sus propios límites. El nuevo diseño contemplaba agencias de control como las “Calificadoras de Riesgo” y nuevos instrumentos que medían la “calidad” institucional de los países receptores como el “Índice de Percepción de la Corrupción”. El citado índice elaborado por Transparencia Internacional es una escala construida sobre la percepción que tienen algunos ciudadanos “calificados”, que opinan sobre lo que entienden por corrupción pública, es publicado a nivel mundial y replicado hasta el hartazgo por las agencias de prensa.  En el caso argentino la agencia encargada de elaborar el Índice es la ONG Poder Ciudadano. Como figura en su página web los donantes y alianzas de la transparente ONG, son Agencias e incluso organismos públicos entre ellos: National Endowment for democracy (NED), Konrad Adenauer Stifung, Reino de los Países Bajos, La Embajada de los Estados Unidos, el Banco Supervielle, la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y Telecom. Como puede observarse de independiente Poder Ciudadano nunca tuvo nada. Desde ese lugar  en su momento, la actual titular de la Oficina Anticorrupción,  Laura Alonso denunciaba la falta de transparencia del gobierno anterior y presionaba para que se saldara la deuda con los fondos buitres, es decir los financistas de Poder Ciudadano.

Otro acápite merecen las Agencias de Calificación de Riesgo famosas hasta el 2001 porque evaluaban diariamente al gobierno de la Alianza y luego el interinato del senador Duhalde al frente del Poder Ejecutivo. Estos verdaderos organismos de chantaje tienen la enorme capacidad de presionar a los gobiernos para adoptar medidas económicas sin tener en cuenta los costos políticos. Varias de ellas –Standar & Poor´s, Moody´s—adoradas como verdaderos Totems Económicos por la prensa nativa, se hundieron en el descredito por haber calificado con notas positivas a los gigantes Enron y Lehman Brothers antes de su debacle ruinoso. Sin embargo los monjes de las virtudes republicanas de la City, esa versión devaluada de Wall Street, continúan consultando el oráculo de las calificadoras para sus adivinanzas hacia la Argentina. Para estos fallidos taumaturgos el reconocimiento de agencias supraestatales que vulneran el principio constitutivo de una nación, es decir la soberanía,  no parece ser una contradicción siempre y cuando financien sus cuentas en el exterior tal como lo admitió el presidente del Banco Nación. Deberían tomar nota del fracaso mundial de la globalización y el neoliberalismo con sus catastróficas consecuencias. La concentración de la riqueza ha condenado a muerte a millones de personas, desatado guerras criminales hacia naciones que resistían la homogeneización global. El resultado del plebiscito en Reino Unido abre un serio interrogante sobre la integración de naciones solo basado en la globalización financiera y la pérdida de la soberanía como principio unificador de las naciones. La derecha no solo es brutal, es anacrónica. Insiste con fórmulas que ya han fracasado y desata cacerías de brujas, construye muros, o cava pozos donde se pueda hallar los tesoros de los funcionarios de gobiernos populistas. El caso paradigmático de un fiscal argentino buscando tesoros enterrados en la Patagonia no deja de ser uno de los más bochornosos capítulos de la justicia argentina. Frente a ese tipo de operaciones, grotescas, deplorables de tristes personajes, de pillos de pequeña monta, no debería quedar dudas que el objetivo no es el kirchnerismo, sino los pueblos que optan por variantes políticas diferentes a las oligarquías diversificadas de Argentina. Ese escarnio denigrante del Pueblo debería alertar al conservadurismo de la Alianza Cambiemos sobre las consecuencias de un juego tan acotado. Cuando termine el show deberán explicar porque tras el telón no hay nada. En ese momento terminará la nigromancia y comenzará la hora de lo político.

Referencias

1.-https://www.youtube.com/watch?v=SjbPi00k_ME

2.-http://www.eldestapeweb.com/exclusivo-las-214-causas-que-macri-tiene-la-justicia-n10989

3.-http://www.tvpublica.com.ar/programa/vision-7-thomas-piketty-el-capitalismo-del-siglo-21/

4.-http://www.bancomundial.org/es/news/feature/2016/06/22/desigualdad-las-diferencias-entre-ricos-y-pobres-no-son-solo-de-dinero

5.-http://artepolitica.com/articulos/corrupcion-y-despues/#more-93376

6.-http://poderciudadano.org/donantes/

7.-La mencionada Fundación es denunciada sistemáticamente por financiar actividades desestabilizadoras en América Latina. http://mundo.sputniknews.com/americalatina/20150312/1035301994.html

8.-http://www.lanacion.com.ar/1874475-las-calificadoras-de-riesgo-mejoraran-la-nota-del-pais

9.-http://www.cronista.com/economiapolitica/La-agencia-Moodys-elevo-la-nota-de-la-deuda-argentina-20160415-0104.html

10.-http://www.infobae.com/politica/2016/06/12/carlos-melconian-muchos-de-nosotros-tenemos-plata-en-el-exterior-como-todos-los-argentinos/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here