Inicio Argentina EL MALHUMOR CRECIENTE -8° Parte: «SÍNTESIS»

EL MALHUMOR CRECIENTE -8° Parte: «SÍNTESIS»

1018
0

Por Oscar Natalichio, CENTRO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES (CIEYS)

Encuesta 1

En la Primer entrega de EL MALHUMOR CRECIENTE abordamos el tema de la deuda externa, el más grave para un país, ya que con ella se condiciona la vida de sus ciudadanos al hipotecarse el futuro de la Nación. Y señalábamos el enorme papel que juega el dominio cultural del imperialismo y sus grandes medios sobre las mentes de los ciudadanos en general, donde sólo un 3,2% lo considera como el principal problema. En la Segunda Entrega agregábamos cómo se oculta la carestía adjudicándole el nombre de inflación y que con ello se ocultan a los responsables. En la Tercera Entrega la percepción sobre la corrupción, colocando al caso Báez para tapar los Panamá papers y otros grandes ilícitos. En la Cuarta Entrega señalábamos, con ironía que, con alta desocupación crece la inseguridad y que los dos trabajos que más crecen son los de los ladrones y los de las funerarias. En la Quinta Entrega nos referíamos al negocio del desempleo, donde echar personas genera ganancias a las multinacionales. En la Sexta Entrega abordamos el tema de la pobreza, que está atada a todos los puntos anteriores que hemos tocado y en la Anterior la educación y la salud, cubriendo, de esa manera, todas las respuestas.

En esta síntesis vamos nuevamente a recurrir a nuestra herramienta preferida:

LA ABSTRACCIÓN

 

 

Vamos a suponer que en nuestro país no existen analfabetos funcionales, es decir, que la educación y la salud, en especial la mental, funcionan a la perfección. Desde ya esos dos rubros no se reflejarían como “principal problema”. También podemos suponer que tenemos un gobierno que decidió, con el apoyo de todos, resolver positivamente el problema de la deuda externa: obtuvo altas quitas, no recurrió a nuevos préstamos y redujo considerablemente la deuda en relación al PIB. La deuda tampoco es un “problema”. Y vamos a ir mucho más allá en nuestra abstracción: somos el único país del mundo, fuera de nosotros, nadie existe.

Nos quedamos solo con 5 rubros:

Inflación; Desempleo; Pobreza; Corrupción e Inseguridad.

Y lo sometemos a una encuesta para que los seleccionados, siguiendo rigurosamente las leyes de las estadísticas, no sólo definan a cuál consideran más importante, sino que, cada encuestado deberá ordenar los 5 rubros por la importancia que le asigna a cada uno de ellos.  Llegado a este punto, interrumpan la lectura, piensen unos minutos y resuelvan cómo clasificar esos cinco rubros considerándolos de mayor a menor en base a la pregunta original de:

 ¿Cuál es el principal problema del país?

 

Nosotros haremos lo mismo………………………………………………………………………………

La sociedad humana sobrevive gracias a la reproducción. A dos tipos de reproducciones. La reproducción de la vida, es decir, el mantenimiento vía nacimientos de los seres humanos en el planeta y la reproducción de los bienes que esos seres humanos consumen para mantenerse vivos: producción de alimentos, de vestimentas, de medicamentos, de servicios varios, de viviendas, etc. En nuestra abstracción incorporamos dos virus que, como epidemia, nos afecta a todos: uno nos convierte en seres estériles y otro nos convierte en haraganes, nos quita la capacidad de trabajar. Suponemos, además, que nos ataca uno solo de ellos.

Observemos que cualquiera de esa reproducción que se interrumpiera significaría, en breve plazo, la desaparición de la raza humana.

Si no se procrea (por culpa del virus) esta sería la última generación y moriríamos de viejo pues hasta el último aliento seguiríamos trabajando. Moriríamos normalmente, ya que no sufriríamos por falta de cosas esenciales.

Si no se reproduce lo consumido (por culpa del otro virus), al poco tiempo comenzaríamos a morir de hambre y posiblemente a enfrentarnos sanguinariamente entre nosotros para lograr los alimentos almacenados que ya no sabemos ni podemos reproducir. Moriríamos mucho antes, en medio de espantosos sufrimientos y desgarradoras escenas. Pues la reproducción mantiene la vida diariamente, repone a cada minuto lo que consumimos y debe ser reproducido. Permite que el bebé crezca sano y fuerte, que el joven se desarrolle armoniosamente, que los mayores posean una vejez honorable.

¿Y quienes son los responsables de la reproducción?: los trabajadores.

Más específicamente la fuerza de trabajo que pone en acción diariamente el trabajador. Esa fuerza de trabajo, es decir, esa capacidad que posee la persona de crear bienes materiales y espirituales es la que mantiene la vida humana en el planeta.

Cuando se destruyen esas fuerzas de trabajo, cuando se destruyen puestos de trabajo, cuando se echan masivamente a los trabajadores, se están destruyendo vidas humanas.

Por eso, en esta encuesta, saliendo ahora de la abstracción, afirmaríamos, sin dudar, que el principal problema hoy es el desempleo, es decir, es la destrucción del trabajo humano.

La vida es una concatenación de sucesos. Ninguna acción es independiente. Siempre se encuentra ligada a otra en una relación de causa-efecto. Ser echado del trabajo, ser despojado de ingresos en una sociedad donde el dinero es el Dios necesario para poder adquirir los bienes más elementales, es enviar al despedido a la pobreza, a la marginación, a la mendicidad. Por ello, por ese vínculo tan fuerte, en segundo lugar colocaríamos, también sin dudar, a la pobreza.

La sociedad real está condicionada por un grupo muy pequeño de empresas que concentran las actividades productivas y de servicios necesarias para la vida normal. Ese poder que poseen las empresas (son 500 de las 700 mil existentes), les permite constituirse en formadores de precios de monopolios y con ello aumentar los valores de las mercancías obteniendo ganancia extraordinarias. Eso es especulación, es carestía, permitida por el gobierno de turno, cuyos “operadores” ocupan los cargos claves. Es la tercera preocupación pero no la llamamos inflación sino carestía.

Y en esta situación real, sin abstracción ahora, observamos claramente que quien echa trabajadores y genera pobreza es el gobierno de las multinacionales que aplica la política que esos grupos han diseñado (junto con el FMI), y esa política se monta sobre una base de corrupción, ya que es aplicada para empeorar la calidad de vida de la mayoría (el salario real) para convertir esa pérdida en ganancias extraordinarias multimillonarias a los monopolios. El 50% de los funcionarios de Mugrizio posee cuentas offshore y el otro 50% adquirió “dólares a futuro” y luego diseñó y aplicó la devaluación quedándose con millones en una “operación legal”. No podemos describir aquí los actos de corrupción de este gobierno ya que llevaría decenas de tomos hacerlos. Pero podemos afirmar que es lógico colocar la corrupción en cuarto lugar.

Finalmente, pensar que como consecuencia de esta política devastadora no se incremente la inseguridad, sería una imperdonable torpeza.

Ahora regresemos al principio: la existencia de millones de personas encuadradas dentro de la categoría que hemos definido como analfabetos funcionales, han hecho posible que, por primera vez en la historia, los grupos criminales integrantes del gran capital concentrado, asuman el gobierno sin necesidad de recurrir a los militares cipayos. Ello significa una degradación intelectual sin precedentes que debemos corregir.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here