Inicio Argentina EL MALHUMOR CRECIENTE – 4° Parte: «LA INSEGURIDAD»

EL MALHUMOR CRECIENTE – 4° Parte: «LA INSEGURIDAD»

1032
0

Por Oscar Natalichio, CENTRO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES (CIEYS)

Muchas veces los títulos y las encuestas señalan de manera sintética una conclusión “creíble”, especialmente cuando esos títulos reflejan un sentimiento “generalizado” entre la población: el malhumor en este caso.

Lo que no indican es de qué forma se expresa esa generalización que suele ser distante de la realidad o no. Para saberlo es necesario trabajar (investigar) las coherencias de los datos que se han obtenido y sus causas.

Trabajaremos punto por punto con la encuesta que la consultora Ibarómetro realizara recientemente, comparando los cambios de “humor” de la población entre los meses de febrero y marzo de este año. Dicho trabajo fue informado por Página 12 y reiteramos: fue INFORMADO pero no fue ANALIZADO.

La idea fue determinar “¿Cuál es el principal problema del país?” como una forma de conocer qué opinan sus ciudadanos y cómo ha variado, en el término de 30 días, dicha percepción. Los resultados fueron:

Encuesta 1

En la primer entrega de «EL MALHUMOR CRECIENTE» abordamos el tema de la deuda externa, el más grave para un país, ya que con ella se condiciona la vida de sus ciudadanos al hipotecarse el futuro de la Nación. Y señalábamos el enorme papel que juega el dominio cultural del imperialismo y sus grandes medios sobre las mentes de los ciudadanos en general, donde sólo un 3,2% lo considera como el principal problema. En la segunda entrega de «EL MALHUMOR CRECIENTE» agregábamos cómo se oculta la carestía adjudicándole el nombre de inflación y con ello se ocultan a los responsables y en la tercer entrega de «EL MALHUMOR CRECIENTE» la percepción sobre la corrupción colocando al caso Báez para tapar los Panamá Papers y grandes ilícitos.

En general, la enorme caída de la calidad de vida de los argentinos, en especial del 60% que se encuentran entre los ingresos más bajos, genera no sólo un descenso social sino un incremento de la delincuencia. Una parte, muy pequeña de la población pero alta entre los que viven delinquiendo y no quieren levantar basura ni mendigar para sobrevivir, se convierten en ladrones. De allí que se señale que, en épocas de crisis, los dos trabajos que crecen son el de ladrón y el de las funerarias.

En la entrega de QUÉ ES CRISIS? PARTE IV del 8 de abril señalábamos que, con los aumentos producidos desde el mes de noviembre hasta el 31 de marzo, el ingreso mínimo por hogar debería ser de 24.167 pesos mensuales. Se trata de una cifra que contempla los gastos necesarios y modestos para una familia tipo (dos mayores y dos niños) que alquila una vivienda pequeña, envía sus hijos a la escuela pública y usa la obra social médica. Tampoco comen mucha carne y beben agua de red en vez de gaseosas. Salen de vacaciones sólo una semana por el sindicato y no más de una vez por mes “comen afuera”. No poseen auto y sólo compran el diario los domingos. No van al cine ni al teatro y usan tres celulares para comunicarse entre ellos.

Los ingresos promedios (incluso al día de hoy) por hogares en nuestro país y clasificados cada 10% de la población son, en orden ascendente: 1. $3.218 – 2. $5.470 – 3. $7.531$ – 4. $9.126 – 5. $ 10.930 – 6. $13.047 7. $15.924 – 8. $19.423 9. $ 24.558 y 10. $40.355. Cada grupo contempla 4.400.000 personas y los 10 grupos equivalen a nuestra población actual: 44 millones de habitantes.

Podemos observar que, el 80% de los ingresos de los hogares, no cubre esa canasta básica real y modesta de 24.167 pesos. Estamos hablando de 35.200.000 habitantes. Cierto es que algunas de esas familias poseen algunos ahorros o recursos adicionales, pero no pierden su condición de pobres estadísticos. Es decir, tomando la opinión que tiene el gobierno, “ya no son personas normales, son pobres”.

Pero la intensión es demostrar lo siguiente: ¿cuántos de esos pobres (de esas personas anormales) pueden convertirse en delincuentes? ¿1 por ciento; 1 por mil; 1 por 10 mil; 1 por cien mil?… Podemos desechar el 1 por ciento pues serían demasiados: 352 mil; podemos preocuparnos algo por el 10 por mil pues serían 35.200 y no hay duda que el 1 por cien mil se va a superar y constituyen una base de 3.520 personas.

Pasar a ser delincuente por necesidad se potencia al observar que casi todo el gobierno está integrado por delincuentes por vocación y que no sólo nada les pasa, sino que suelen ser famosos y admirados, adquieren como una mercancía más a mujeres bellas de las farándulas, colocan con altos ingresos a sus familiares al margen de su idoneidad. Pueden viajar por el mundo y abrir cuentas en paraísos. Y no poseen grasa adicional en sus cuerpos.

No es extraño que ahora, que la inseguridad creció, que se registra un secuestro diario en la zona metropolitana, que los robos se multiplicaron, nada de eso digan los medios propiedad de los grandes delincuentes, que antes nos agobiaban todos los días con un único crimen y, si hartaban con eso, recurrían a la historia y reaparecían con el Petizo Orejudo y Robledo Puch.

Ahora, que estamos más inseguros en todo, la percepción de inseguridad cae y es reemplazada por la de corrupción de Lázaro Báez. ¡Milagro de los medios que deforman los hechos y las mentes!

Algún tonto y provocador como Mauricio podría decir: ¿De qué se preocupan los pobres? ¿Si los asaltan, no tienen qué sacarles?

Y tenemos que reconocer que tiene razón; posiblemente los nuevos ladrones llegarán tarde. Ya el gobierno de las multinacionales nos robó, a todos los trabajadores: en estos 140 días saqueó la suma de 700 mil millones de pesos ($700.000.000.000), que se transfirieron a multinacionales y Panamá.

Y esa inseguridad no es registrada por Clarín, por La Nación, por Perfil y por toda la cadena de medios que pertenecen a las multinacionales y que han convertidos en mercenarios a sus periodistas, sea por voluntad propia o por cobardía. Mucho menos es registrado el monto del saqueo o robo concretado.

Próximo entrega: EL MALHUMOR CRECIENTE 5° Parte: «EL DESEMPLEO»

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here