Inicio Argentina NOSOTROS O ELLOS – Parte II

NOSOTROS O ELLOS – Parte II

729
0

Por Oscar Natalichio, Centro de Investigaciones Económicas y Sociales (CIEYS)

El Gobierno de Macri y el Congreso Argentino capitulan frente a un mediocre y oscuro juez de un sector de un municipio de Nueva York, ante los bancos parasitarios y sus fondos buitres y enajena por siglos el patrimonio del país y el futuro de los argentinos con excepción de los cipayos que se benefician con esa infame traición a la Patria.

PARTE 2. ¿Quiénes son los traidores?

No se sorprendan que en esta lista no se computen como traidores a Mauricio Macri y su banda de depredadores sociales, ya que ellos, y no todos, sólo nacieron en Argentina pero, desde bebés, respondieron a los intereses de las grandes multinacionales, defendiéndolos a cambio de sus enriquecimientos familiares. Ellos no han traicionado a un país al que nunca lo consideraron suyo. Ellos integran la clase social dedicada a vivir de la explotación, del saqueo y de la muerte. Baste señalar que el sistema capitalista al que suscriben produce, sólo en niños menores de cinco años, el crimen de dejar morir, por enfermedades totalmente controlables, a 30.000 por día, es decir, a 11 millones de niños pequeños por año. Mugrizio y su gente carece de patria, son sólo psicópatas genocidas que trafican con la sangre a cambio de dinero. Y esta última afirmación se manifiesta claramente en ese monstruoso dato que informa que, en el año 2015, 83 grupos familiares poseen un patrimonio similar a 3.750 millones de personas (de menor ingreso) de nuestro planeta.

 

Los traidores que aquí computamos son personajes insignificantes, ladinos, que han manifestado en varias oportunidades ser “populares”, ser “nacionales”, respetar la vida, la república, la democracia. Ser leales a una idea, a un proyecto, a una misión. Todo ello en meras y falsas palabras, a la espera que surja la oportunidad, no importa donde, de donde sacar un beneficio personal, desprendiéndose, en un solo acto, esos principios o valores que clamaban falsamente suscribir.

 

Allí encontramos a STM, según identifica el jefe de diputados del PRO, Nicolás Massot, a Sergio Tomás Massa, el del negocio con los colombianos de Nordelta, el de la “oposición responsable”. Que vende los votos de su bloque a cambio de “sanguchitos verdes” para destruir el país y transferirle una deuda nueva que superará los 525 mil millones de dólares, equivalente a ¡20 VECES LAS RESERVAS! que hoy posee el Banco Central, lo que significa reducir al país en una mera colonia agrícola, con desocupación del 25%, con pobreza del 52% y con salarios menores a 300 dólares mensuales, con miles de personas que no podrán jubilarse por el pecado de haber sido explotadas en negro, sin salud, sin educación, sin cultura, sin deportes, sin autoestima y sin dignidad.

 

Allí encontramos a un nuevo personaje que ha crecido rápidamente como traidor. Al “señor de los sanguchitos”, a un miserable llamado Diego Bossio que le disputa a Massot y a Sergio Tomás Massa el reparto de los “verdes” para sumarse a la venta del país, de su soberanía, de su dignidad. Allí encontramos a otro personaje que se disfraza de honesta y solidaria, a Margarita Stolbizer que se suma a la destrucción de la Nación junto con la mitómana agente de la CIA y encubridora de narcotraficantes en su propio departamento, Elisa Carrió.

 

El “oficialismo” requiere 129 votos para consolidar la entrega. Su fuerza posee 86 diputados. No alcanzan. Entonces compran los sanguchitos a STM que le aporta 23, pero son 109. Lo alimentan a Bossio, que posee 17, llegando a 126. Otro delincuente y traidor, Darío Giustozzi le entrega sus 3 del bloque “Social Cristiano” y están los 129. Como reserva cuentan con 6 de De la Sota “el hombre justo en el momento justo”; con 3 dasnevistas, con 3 de Rodríguez Saa; con 3 neuquinos, con 4 “socialistas”; con 3 de Libres del Sur y con los de la Margarita. Cuenta con una reserva de inmorales de 25 diputados. ¿Cuánto les pagará Singer a esos traidores? Habrá que preguntarles a los 154.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here