Las banderas del abolicionismo

Las banderas del abolicionismo

114
0
Compartir
PROSTITUCIÓN NO ES TRABAJO

PROSTITUCIÓN NO ES TRABAJO

Por NP

En el interior también las mujeres marcharon. Y en algunos distritos de mediano tamaño, como San Luis y Pehuajó, se visibilizaron las problemáticas de la trata y la violencia contra la mujer.

El debate por el abolicionismo de la prostitución en el marco de la creciente violencia contra las mujeres y el, violento en sí, negocio turbio de la trata de mujeres para prostituir, tiene al Partido Comunista como uno de sus abanderados dentro del movimiento de mujeres.

Sin embargo la lucha es ardua, como lo denota el hecho de que el documento presentado por las organizaciones que organizaron la marcha del sábado no toma al abolicionismo como una bandera de lucha del movimiento, aunque las mujeres son las principales víctimas de la esclavitud sexual, promovida por el patriarcado como eje del capitalismo.

En San Luis, provincia en donde por Ley se eliminaron los prostíbulos pero en donde la ruta 7 a la altura de Villa Mercedes es una suerte de Meca a cielo abierto de la prostitución, el debate también se dio por parte de las y los comunistas, que participaron de la versión local de la marcha nacional del 3 de junio en contra de la violencia de género.

Allí estuvo Casiana Gatica, secretaria de organización del PC puntano, quien destacó las miles de personas que marcharon en la capital provincial y que “en Villa Mercedes también hubo movilización”. Explicó que allí “las compañeras trabajan dentro de un espacio plural que se llama La Colectiva” y que en toda la provincia “las mujeres siguen sufriendo esa violencia porque sigue habiendo fiolos y hasta proxenetas mujeres que las mandan a laburar”.

Ilustró: “esta mañana leía las noticias y vi que al lado un destacamento policial en Tilisarao rescataron a mujeres que estaban en situación de esclavitud”. Al respecto, apuntó: “la Justicia y el poder de policía también tienen muchísimo que ver y son elementos fundamentales para sostener la prostitución y la trata”.

“La prostitución no es un trabajo”, remarcó y adujo: “esas mujeres que están en la ruta primero que nada están sufriendo la violencia”. “La prostitución es parte de un condimento más de la explotación del patriarcado sobre el cuerpo de la mujer como un objeto de consumo”, dijo.

“La prostitución sigue siendo la salida que encuentran muchísimas mujeres ante la feminización de la pobreza”, agregó y manifestó: “cuando no tenés qué darle de comer a tus hijos el mismo sistema machista y patriarcal te empuja a hacer uso de tu cuerpo para poder sobrevivir”.

“La prostitución es uno de los mecanismos de control y de violencia del patriarcado sobre nuestros cuerpos”, remarcó y sostuvo: “nuestro cuerpo tiene que ser totalmente soberano y dejar de ser un objeto de consumo”.

En pequeñas ciudades

La marcha del sábado también tuvo su eco en pequeñas ciudades, en donde también se marchó, como es el caso de la bonaerense Pehuajó, con sus 35 mil habitantes. Mirta del Valle, responsable de género del PC en la localidad, destacó que “nos acompañó bastante gente”, aunque reconoció: “no como en otros años”.

“Hay una gran sensibilidad y una respuesta en cuanto a que se está visibilizando la problemática, por ejemplo en las conversaciones que uno tiene con la Justicia o la comisaría de la mujeres”, informó aunque resaltó que “Pehuajó es uno de los partidos de la provincia en donde se recepcionan más denuncias por violencia de género”.

En ese sentido, consideró que eso “hace ver que se está visibilizando el problema” aunque “hacen falta políticas de atención a las víctimas de violencia, porque no tenemos una secretaría de género” en la ciudad.

“No tenemos una atención multidisciplinaria para cuando una mujer sufre violencia”, dijo y apuntó que no hay “atención econíomica que resuelva los problemas, ni ante los problemas de vivienda ni los de educación de los chicos”.

Fuente NP

No hay comentarios

Dejar una respuesta